Triumph Bonneville

Triumph Bonneville

 

Posts anteriores:

Triumph la leyenda

Triumph Speed Twin

Triumph Tiger 100

Triumph 1943 a 1949

Triumph Thunderbird 6T

Triumph 1951-1952

Triumph 1953-1955

Triumph 1956-1958

 

 

El origen de la Triumph Bonneville

Triumph Bonneville

 

El gran Edward Turner podía estar mucho más interesado en los scooters, la nueva ola que estaba irrumpiendo con fuerza en el mundo de la moto, como así también, con ocupaciones más caseras, los nuevos desarrollos de Triumph con el estilo bañera (carenado rueda trasera), motores Daimler V8 y la unificación de la gama C de la marca. Todo esto podía ser un gran desafío personal y profesional para el mago Turner, pero la realidad y la fuerza del dinero mandaban.

En 1958, Triumph era la marca de motocicletas importadas más importante de EEUU y los americanos lo único que querían era más potencia, no les importaba los scooters ni el nuevo estilo de motocicletas que  se estaba poniendo de moda, solo querían un 650cc con doble carburador.

Bill Johnson y Edward Turner | Triumph Bonneville

TriCor y JoMo, sus socios americanos, presionaron fuerte para que Turner se dedique a lo que estaba demandando su mercado. La única preocupación que tenía Turner al respecto era como aguantaría este incremento de potencia la ya frágil T110, era consciente que debía fortalecer el conjunto de cigüeñal de alguna manera.

En marzo de 1958 Meriden probó una T110 con cigüeñal forjado de una sola pieza, levas E3134, dos carburadores y un ratio 8.5:1 de compresión. La prueba fue todo un éxito y la potencia del motor escaló  a casi 50 caballos. En una reunión con Denis McCormack de TriCor y Bill Johnson de JoMo decidieron llamar a la nueva motocicleta “Bonneville”.

Como el nuevo lanzamiento estaba preferiblemente destinado al mercado estadounidense y los recientes logros  de Johny Allen todavía estaban frescos, el nombre fue muy bien recibido entre el público. La nueva motocicleta se convertiría en un modelo icónico de la marca y del mundo de la moto en general, perpetuándose hasta la actualidad.

En marzo de 1958 Meriden probó una T110 con cigüeñal forjado de una sola pieza, levas E3134, dos carburadores y un ratio 8.5:1 de compresión. La prueba fue todo un éxito y la potencia del motor escaló  a casi 50 caballos. En una reunión con Denis McCormack de TriCor y Bill Johnson de JoMo decidieron llamar a la nueva motocicleta “Bonneville”.

 

 

 

1959 y unos inicios difíciles

Triumph Bonneville

 

Como  era una Tiger T110 con una serie de actualizaciones de motor, los principios no fueron buenos para la recién presentada Bonneville. No era fácil disimular sus raíces y los colores elegidos por Turner para las primeras unidades tampoco ayudaban. Así y todo sería una de las motos más veloces de su época.

Triumph Bonneville 1959 | Triumph Bonneville

Las primeras Bonneville además, sufrirían las obsesión de Turner por el control estricto de costos, el bastidor y el freno delantero de 8 pulgadas no estaban a la altura de la nueva entrega de potencia del motor y llevaban al nuevo vehículo al límite. La horquilla delantera y el brazo basculante sin refuerzo tampoco inspiraban confianza a los nuevos usuarios.

La nueva motocicleta no atrajo a los compradores y sus ventas fueron bastante discretas. Aun así, a pesar de su impopularidad, la Bonneville mandarina de 1959 es una de las más preciadas actualmente por los coleccionistas. Por suerte, a Meriden no le tomó mucho tiempo darse cuenta que los colores elegidos no eran del agrado de sus clientes y cambiaron el mandarina por el Royal blue, un color con mucho mejor aceptación entre los jóvenes.

La nueva motocicleta no atrajo a los compradores y sus ventas fueron bastante discretas. Aun así, a pesar de su impopularidad, la Bonneville mandarina de 1959 es una de las más preciadas actualmente por los coleccionistas. Por suerte, a Meriden no le tomó mucho tiempo darse cuenta que los colores elegidos no eran del agrado de sus clientes y cambiaron el mandarina por el Royal blue, un color con mucho mejor aceptación entre los jóvenes.

 

 

 

1960 y el despegue. Triumph Bonneville

Triumph Bonneville

 

Para este año la Bonneville sufrió una actualización profunda, no solamente mecánica sino también estética. Se eliminó del catálogo el color mandarina, la góndola del faro delantero y los guardabarros se cambiaron por unos de aleación como los usados por la TR6.

Con el faro delantero  y los instrumentos separados de la horquilla más los nuevos guardabarros, la apariencia de la moto era más deportiva, un nuevo bastidor mejoró la estabilidad, sin embargo, la parte trasera del marco era bastante débil y era propenso a fracturarse, esto fue lo que ocasionó un accidente mortal en la Big Bear Run a fines de 1959, lo que obligó a un nuevo desarrollo y solución para mediados de 1960.

Triumph Bonneville 1960 | Triumph Bonneville

También se incorporó un alternador eléctrico Lucas, con una regulación de voltaje inapropiada, esto provocaba fallos en el funcionamiento, haciendo que en ocasiones las baterías se evaporaran. La ignición se mantuvo entonces con la magneto Lucas. Se realizaron  cambios en la horquilla delantera y se instalaron un par de nuevos carburadores Amal.

Las motos con especificación de Reino Unido y EEUU divergieron bastante, las británicas tenían un depósito de combustible de 15 litros y manillar bajo mientras que las americanas poseían uno de 11 litros y manillar alto.

Finalmente, a raíz de todas estas actualizaciones, la Bonneville iba cogiendo impulso y  la marca comenzó a obtener los éxitos deseados y los consumidores también. Para hacer honor a su nombre, ese mismo año, Gary Richards con una T120, conseguía el record de 240 km/h precisamente en Bonneville, superándolo al año siguiente en el mismo sitio, alcanzando esta vez, los 256 km/h. El nuevo bólido de Triumph cumplía las expectativas con creces.

Finalmente, a raíz de todas estas actualizaciones, la Bonneville iba cogiendo impulso y  la marca comenzó a obtener los éxitos deseados y los consumidores también. Para hacer honor a su nombre, ese mismo año, Gary Richards con una T120, conseguía el record de 240 km/h precisamente en Bonneville, superándolo al año siguiente en el mismo sitio, alcanzando esta vez, los 256 km/h. El nuevo bólido de Triumph cumplía las expectativas con creces.

 

 

 

1969 un camino hacia la perfección

Triumph Bonneville

 

En los años siguientes, la Bonneville siguió evolucionando año tras año, recibiendo mejoras graduales no solamente estéticas sino también mecánicas,  la moto se perfeccionó  hasta convertirse en un vehículo absolutamente divertido y fiable. A partir de 1960 fue cosechando éxito tras éxito,  esto contribuyo a  establecer a la Bonneville como la motocicleta deportiva británica más emblemática de la época. Tal era el atractivo de la Bonnie que en la década de 1960 vendió tres veces más que los bicilíndricos Norton y BSA.

Triumph Bonneville

Triumph Bonneville 1969 | Triumph Bonneville

En 1969, se pudo lograr la T120 Bonneville más refinada de todas, con la estandarización de los motores para la gama de Bonnies, Trophys y Tigers iniciada en 1963, se fueron desarrollando una serie de mejoras que harían de la T120 un producto inmejorable.

El trabajo con los carburadores Amal se habían completado solucionando algunos problemas de fiabilidad, los árboles de leva se endurecieron para evitar el desgaste prematuro de la leva, el cigüeñal incluía un volante más pesado y para reducir el ruido, los tubos de escape incorporaron un tubo de balance del ruido. Esto permitió que las versiones del Reino Unido tuvieran silenciadores más cortos que los de EEUU. También fueron llevadas a cabo algunas actualizaciones en el  chasis.

Los éxitos alcanzados este año en la carrera de resistencia de 24 Horas de Barcelona fue la cúspide de un año muy productivo para la T120. La revista Cycle en su prueba de marzo de 1969 publicó: «Como ha sido durante mucho tiempo hasta ahora, la Bonneville es una de las dos o tres motocicletas más deseables que se fabrican hoy en el mundo».

Los éxitos alcanzados este año en la carrera de resistencia de 24 Horas de Barcelona fue la cúspide de un año muy productivo para la T120. La revista Cycle en su prueba de marzo de 1969 publicó: «Como ha sido durante mucho tiempo hasta ahora, la Bonneville es una de las dos o tres motocicletas más deseables que se fabrican hoy en el mundo».

 

 

 

2001 y el renacimiento de un mito. Triumph Bonneville

Triumph Bonneville

 

Después de relanzar la mayoría de los nombres más famosos de su historia, era cuestión de tiempo que la marca volviera a dar vida a la más emblemática de todas, la T120 Bonneville.

Solamente en EEUU se habían llegado a vender más de 300.000 unidades, su regreso estaba cargado de nostalgia y simbolismo, unas cuantas generaciones habían disfrutado de sus prestaciones  y esperaban ansiosamente volverla a ver circular por las carreteras.

El proyecto comenzó en 1997 y se partió del más modelo más conseguido de todos aquellos años, el de 1969, se tomó como modelo una unidad restaurada procedente de EEUU para  replicar parámetros estéticos y ergonómicos. La premisa era conseguir una moto ágil y ligera dejando de lado esta vez la velocidad y el rendimiento, características principales de las que gozaba los antiguos modelos.

Triumph Bonneville

Triumph Bonneville 2001 | Triumph Bonneville

A la hora de elegir el motor que llevaría el nuevo modelo se consideró un motor de 750cc, incluso se llegó a pensar en uno de 650cc, pero finalmente se decidió instalar un bicilíndrico paralelo de 790cc con doble árbol de levas refrigerado por aceite.

El aspecto debía ser lo más parecido a la antigua Bonnie y se intentó mantener la estética retro, pero el público demandaba tecnología moderna y se trabajó escrupulosamente para cumplir en todo momento esta premisa.

El tubo de drenaje de aceite delantero se diseñó para parecerse al tubo de la varilla de empuje del original, y la inversión de la caja de cambios permitió la cubierta triangular tradicional del motor en la caja de embrague derecha y más grande en la izquierda.

También tradicional en el diseño, el chasis incluía un marco de cuna de acero tubular con tubos dobles gemelos. Frenos de discos delanteros y traseros y rueda delantera de 19”. Para el relanzamiento se eligió el color scarlet red replicando el modelo icónico de 1969.

Con la nueva Bonneville, Triumph había creado una moto retro compacta, finalmente algo pesada si pero muy maniobrable. También ofrecía una amplia gama de accesorios y silenciadores que podían incrementar en 10 caballos su potencia.

El renacimiento de la antigua T120 fue todo un éxito, pero lo más importante es que la Bonnie volvía a estar entre nosotros.

El renacimiento de la antigua T120 fue todo un éxito, pero lo más importante es que la Bonnie volvía a estar entre nosotros.

 

 

 

 

Fuente: «Triumph motorcycles 1937-today» de Ian Falloon

Klauer & Iannuzzi | 2019 | Triumph Bonneville