Triumph la leyenda termina

Triumph la leyenda termina. Parte 1

 

Posts anteriores:

Triumph la leyenda

Triumph Speed Twin

Triumph Tiger 100

Triumph 1943 a 1949

Triumph Thunderbird 6T

Triumph 1951-1952

Triumph 1953-1955

Triumph 1956-1958

Triumph Bonneville

Triumph 1960-1962

Triumph y BSA

Triumph Trident T150

Norton y Triumph

 

 

1975. La última superviviente

Triumph la leyenda termina

 

Con las puertas de Norton Villiers-Triumph (NVT) prácticamente cerradas, la cooperativa Meriden se transformaba en la última sobreviviente de la que alguna vez fue una industria poderosa, vanguardista y con marcas reconocidas en el mundo entero.

La Bonneville siempre fue un producto de calidad, pero se estaba quedando anticuada, era una motocicleta con mucho carácter, rápida, simple y de mucho atractivo, pero lamentablemente había que actualizarla para los nuevos tiempos que corrían.

Cuando la cooperativa abordó la actualización de la Bonnie, se vio involucrada sin quererlo en los problemas de NVT, no olvidemos que tenía el compromiso de venderle toda la producción para que Norton la comercializara y establecer un precio adecuado resultó muy difícil.

Además, seguía teniendo problemas de producción, no alcanzaba a fabricar las 230 unidades por semana que eran necesarias para alcanzar el punto de equilibrio y los problemas financieros continuaron y se extendieron a 1976, año en que se perdió 1 millón de Libras, aunque esto se maquilló un poco a raíz del acuerdo de coproducción con Moto Guzzi.

Con las puertas de Norton Villiers-Triumph (NVT) prácticamente cerradas, la cooperativa Meriden se transformaba en la última sobreviviente de la que alguna vez fue una industria poderosa, vanguardista y con marcas reconocidas en el mundo entero.

 

 

Una ayuda a última hora

Triumph la leyenda termina

 

A finales de 1976 Meriden tenía que fabricar 350 unidades a la semana para asegurar su supervivencia, una cifra poco realista, además, dependía de NVT para comercializarla en EEUU y NVT seguía teniendo muchos problemas internos en Gran Bretaña y externos con la red de distribución en Norteamérica.

Triumph la leyenda termina

Triumph Bonneville T140V 1977 | Triumph la leyenda termina

En 1977 los problemas financieros se acentuaron, aunque se intentó comprar a NVT el nombre de Triumph y los derechos de comercialización de los vehículos, para esto era necesaria una nueva ayuda financiera de parte del gobierno, ayuda que esta vez fue rechazada por parte del estado británico.

Muchos trabajadores fueron despedidos ya que hacía falta reducir existencias. Afortunadamente, la compañía  GEC vino a rescatarla, compró 2,000 motocicletas y proporcionó la liquidez que tanto necesitaba. A cambio, el espacio de fábrica no utilizado se utilizaría para construir ciclomotores Puch Maxi.

La producción de Bonneville se reanudó en marzo a un ritmo de 250 motocicletas por semana, y una de las ventajas de la participación de GEC fue el apoyo administrativo, incluida la asistencia gratuita del ex jefe de la Leyland británica, Lord Stokes.

Lord Stokes ayudó a la directora de la cooperativa Brenda Price a establecer una nueva subsidiaria en los Estados Unidos, Triumph Motorcycles America (TMA).  A pesar del cierre de la fábrica, Meriden logró construir 11.931 motocicletas ese año.

En 1977 los problemas financieros se acentuaron, aunque se intentó comprar a NVT el nombre de Triumph y los derechos de comercialización de los vehículos, para esto era necesaria una nueva ayuda financiera de parte del gobierno, ayuda que esta vez fue rechazada por parte del estado británico.

 

 

Y los problemas……..continuaban. Triumph la leyenda termina

Triumph la leyenda termina

 

1978 fue uno de los mejores años de esta última etapa, la producción alcanzó las 12.000 unidades, alcanzando un máximo de 320 a la semana, pero esta vez las circunstancias externas le jugaron una mala pasada a Meriden.

Toda la producción se enviaba a EEUU dónde se juntaba a un gran inventario sin vender de 1977, las ventas de los distribuidores americanos estuvieron muy lejos de lo presupuestado y esto provocó nuevamente problemas de liquidez a la cooperativa.

Si bien los nuevos modelos para este año habían tenido buena recepción, la caída de ingresos continuó sin pausa alcanzando las 700.000 libras de pérdidas.

En la primavera de 1979 ya con el gobierno de la conservadora Thatcher en el poder, el camino se volvió más dificultoso para Meriden. Se enfrentaba a serios problemas con su deuda, a una caída considerable de las ventas en Reino Unido y a un inventario sin vender de 8.000 unidades.

1978 fue uno de los mejores años de esta última etapa, la producción alcanzó las 12.000 unidades, alcanzando un máximo de 320 a la semana, pero esta vez las circunstancias externas le jugaron una mala pasada a Meriden.

Se le exigió el despido de 200 trabajadores y a una reducción de la producción a 200 motocicletas a la semana. Los ánimos en la cooperativa estaban por los suelos y un gobierno ideológicamente en la antítesis presagiaba un cruel destino.

Triumph la leyenda termina

Triumph Bonneville Special T140D 1979 | Triumph la leyenda termina

A pesar de esta visión negra del futuro, Meriden sabía que tenía que llevar a la Bonneville al futuro para garantizar su supervivencia, el primero de estos nuevos diseños fue la T140D Bonneville Special.

Este nuevo lanzamiento generó algo de optimismo pero con un tipo de cambio desfavorable con EEUU y aún con un montón de existencias en los distribuidores americanos, los pedidos no fueron lo esperado y la situación se volvió insostenible.

Continuará.

 

 

 

Fuente: «Triumph motorcycles 1937-today» de Ian Falloon

Klauer & Iannuzzi | 2020 | Triumph la leyenda termina