Triumph la leyenda

Triumph la leyenda

 

Introducción

Triumph la leyenda

Triumph, la leyenda

Marlon Brando con su Thunderbird | Triumph la leyenda

 

En “Triumph, la leyenda”, hablaremos sobre los inicios de una de las marcas de motocicletas más emblemáticas de la historia del motor. Comenzando su andadura en los inicios del siglo XX, pasando por períodos de esplendor y otros de crisis que amenazaron su existencia, Triumph ha fabricado algunas de las motos más icónicas de la historia del motociclismo.

Que tienen en común Marlon Brando, James Dean y Steve Mc Queen, ellos representan una manera de vivir, un estilo, la esencia de una actitud. Los tres han montado una Triumph y las imágenes sobre sobre sus respectivas motocicletas Británicas  siguen estando más vivas que nunca.

Triumph, ha definido el estilo de la motocicleta desde que vendió su primera Speed Twin en 1936. Nosotros, a lo largo de una serie de publicaciones donde hablaremos sobre sus modelos más populares, intentaremos contar su historia.

Que tienen en común Marlon Brando, James Dean y Steve Mc Queen, ellos representan una manera de vivir, un estilo, la esencia de una actitud. Los tres han montado una Triumph y las imágenes sobre sobre sus respectivas motocicletas Británicas  siguen estando más vivas que nunca.

 

Los inicios

Triumph la leyenda

 

Es un tanto irónico que el fabricante de motocicletas más exitoso de la historia deba su existencia a un inmigrante alemán. Siegfried Bettmann, un ingeniero procedente de una familia adinerada y con muy buen inglés se mudó a Inglaterra en 1884, su primer trabajo fue como traductor en una editorial de Londres.

En 1885, debido a su espíritu emprendedor, comenzó a exportar bicicletas fabricadas en Birmingham con la marca Bettmann. En 1886, como el nombre de las bicicletas no sonaba suficientemente británico, lo cambió por Triumph.

Los negocios prosperaron y un año después Bettmann contrató a otro inmigrante alemán, Mauritz Schulte, un ingeniero experimentado. En 1888 la empresa se mudó a Coventry, donde establecieron su propia fábrica.

Triumph, la leyenda

Modelo H 1908 | Triumph la leyenda

Schulte vió futuro en el desarrollo de la industria del motor y en 1902 montó un motor belga Minerva de 2.5 caballos en una bicicleta, la primera moto Triumph había nacido, pero no contento con esto, en 1905, diseñó y fabricó el primer motor Triumph. Este era un monocilíndrico con válvulas laterales de 363cc que producía unos 3 caballos de potencia a 1500 rpm.

El motor fue tan bien construido que rápidamente ganó la fama de motor fiable y buenas prestaciones. En los años siguientes fue agrandado a 453cc en 1907 y a 550cc en 1914.

En 1908, una Triumph participa de la mítica carrera TT de la Isla de Man y se alza con la victoria de la mano del piloto Jack Marshall, a partir de aquí, el negocio prospera rápidamente y en 1909 se fabrican unas 3.000 unidades.

Es un tanto irónico que el fabricante de motocicletas más exitoso de la historia deba su existencia a un inmigrante alemán. Siegfried Bettmann, un ingeniero procedente de una familia adinerada y con muy buen inglés se mudó a Inglaterra en 1884, su primer trabajo fue como traductor en una editorial de Londres.

 

El impulso de la Gran Guerra

Triumph la leyenda

 

Con el inicio de la I Guerra Mundial la marca se convierte en proveedor del ejército Británico y aliado, entregando unas 30.000 unidades en total  del modelo H al finalizar la contienda.

Después de la guerra, la gama de modelos de triumph giró alrededor del modelo H, pero ya no era suficiente para las carreras y hacía falta dar un salto en prestaciones. En 1921 se llama a Harry Ricardo para que desarrolle mejoras al monocilíndrico de Triumph, finalmente se opta por montar cuatro válvulas a la cabeza.

Triumph, la leyenda

Modelo R Fast Roadster 1923 | Triumph la leyenda

En realidad, el nuevo diseño era bastante conservador, porque era el motor del modelo H casi en su totalidad, pero la mejora realizada por Ricardo da un considerable incremento de prestaciones al clásico motor. El motor produjo 20 caballos de fuerza a 4,600 rpm, prácticamente lo mismo que un automóvil de 1,500 cc en ese momento, y el Modelo R Fast Roadster inicial fue muy popular.

Frank Halford, en una versión de carreras, estableció un récord de milla de 83.91 millas por hora (135 km/h).

En 1923, Claude Holbrook toma el lugar de Schulte en la empresa dándole un nuevo impulso, el resultado es el lanzamiento del modelo P, un vehículo de 500cc bajo precio y excelente rendimiento.

Se llegaron a producir una 1.000 unidades a la semana. Para esa fecha, la fabrica de Triumph tenía un tamaño considerable, empleando a 3.000 personas y fabricando 30.000 vehículos al año.

Después de la guerra, la gama de modelos de triumph giró alrededor del modelo H, pero ya no era suficiente para las carreras y hacía falta dar un salto en prestaciones. En 1921 se llama a Harry Ricardo para que desarrolle mejoras al monocilíndrico de Triumph, finalmente se opta por montar cuatro válvulas a la cabeza.

 

La crisis del 30 y la llegada del salvador

Trumph la leyenda

 

La crisis de 1930 golpeó seriamente las finanzas de la compañía y supuso para ésta enormes dificultades para seguir produciendo vehículos.

Las ventas de las motocicletas se desplomaron dramáticamente y Triumph contrató al diseñador Val Page proveniente de la marca Ariel para intentar salvar su división de motocicletas. Page era un ingeniero talentoso y meticuloso, se le permitió crear una unidad de diseño independiente para desarrollar una gama de motocicletas completamente nueva.

Triumph, la leyenda

Edward Turner | Triumph la leyenda

La mano de Page se vio rápidamente en el diseño de los nuevos monocilíndricos y en el lanzamiento de un bicilíndrico de 650cc, el 6/1, un vehículo pesado y más adecuado para llevar sidecar. Lamentablemente este modelo no tuvo el éxito comercial esperado y en 1936 la compañía presentó la quiebra.

Al enterarse de esta noticia, el máximo responsable de Ariel, Jack Sangster, acudió en auxilio de Triumph negociando con los acreedores de la compañía y logrando mantener viva la producción de motocicletas en Coventry.

Para ese momento Page se había ido a BSA y Sangster colocó en su lugar a Edward Turner quien absorbió casi todo el poder dentro de la compañía.

Triumph estaba a punto de vivir “la revolución Turner”,  que la llevaría a otro nivel y la lanzaría al estrellato, convirtiéndose en una compañía de éxito arrollador.

Al enterarse de esta noticia, el máximo responsable de Ariel, Jack Sangster, acudió en auxilio de Triumph negociando con los acreedores de la compañía y logrando mantener viva la producción de motocicletas en Coventry.

 

 

Fuente: «Triumph motorcycles 1937-today» de Ian Falloon

Klauer & Iannuzzi | 2019 | Triumph la leyenda